Trabajar por tus sueños

 

“Empieza haciendo lo necesario, después lo posible, y de repente te encontrarás haciendo lo imposible”.San Francisco de Asís

 

 

Link: https://www.youtube.com/watch?v=TkX-TPaodoM

 

Cuando nos levantamos, regularmente tenemos una motivación; iniciar la semana con energía, llegar al trabajo a demostrar nuestras capacidades, o simplemente tener una buena actitud ante el día que comienza.

 

No obstante, no siempre es sencillo amanecer con ese feeling. Emprender es un camino duro y mantener la motivación es esencial para poder llevar el día a día nuestros deseos. Cualquier emprendedor lucha por un motivo, son luchadores que creen en lo que hacen, necesitamos motivación para cambiar. No es fácil, pero sí es necesario.

 

Cambiar implica romper o modificar algunos (o todos) de nuestros hábitos, creencias e incluso valores. Debemos hacer a un lado el “status quo” (el estado/situación de las cosas en un determinado momento) y adoptar nuevos pensamientos, emociones y actitudes,  estos cambios causarán que realicemos acciones diferentes y por lo tanto tendremos resultados diferentes.

 

Anti evolución

 

No hay que vivir de ilusiones y expectativas: permanecer en tu zona de confort; quedarte paralizado(a) por el miedo o las imposiciones: ser víctima.

 

Para generar cambio se necesita acción, movimiento. Muchas veces tienes claros los objetivos, pero se quedan en propósito, no en un hecho. Aguardar a que las cosas pasen implica que nunca sucederán. Permanecer en tu zona de confort es uno de los mayores impedimentos para el verdadero cambio. Es muy cómodo quedarnos donde estamos, porque dar ese brinquito significa un esfuerzo adicional, pero justo ese paso, esa adaptación, es el que nos lleva a evolucionar.

 

Las cosas se transforman cuando decidas ser parte de las acciones y no de la materia que se modifica con la inercia. Muchos cambios juntos no provocan desarrollo, este surge cuando los cambios son decididos y bien planeados; esta es la verdadera razón que nos conduce a un bienestar. Hay que aceptar el cambio, hay que darnos cuenta de nuestro poder.

 

“¿Cuánto te pagaron por renunciar a tus sueños?“, el dejar para mañana algo que en realidad tenemos pensado hacer y al final nunca hacemos porque no encontramos tiempo, el momento es ahora y si quieres hacerlo solo tienes que empezar a caminar.

 

Así que solo quedaría decir una cosa: ponte a trabajar sobre tu sueño.